Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

martes, 27 de julio de 2010

III. Otra noche y Sin Compromiso


- ¿Y me dejas a mi con el peso de la partida? ¡Joder! - resopla Fran.
- ¡Tira hermanito, y deja de rumiar!

Fran se inclina sobre la mesa, respira profundamente y golpea con decisión la bola blanca. Consigue meter una bola de color.

- ¡Qué bueno soy! - exclama.
- No te pases amigo, que ahora vamos empate - apunta Cristina. - Aún te quedan dos y la negra...
- Esto es pan comido, nena.
- No me llames nena...
- ¡Tranquila! Sólo bromeaba... ¡Atenta! - dice mientras se pasa el palo por detrás de la espalda - Voy a hacer una jugada con efecto...
- Dispara vaquero - contesta ácida. - Veamos de lo que eres capaz...

De un salto, se sienta en la mesa mientras le guiña un ojo a sus contrincantes. El palo le sale disparado hacia el ángulo opuesto, sin ni siquiera rozar la bola blanca.

- ¿El efecto era no darle a la bola? Te ha salido perfecto hermanito...
- ¡La próxima vez deja las virguerías para los expertos! - le grita Luis.
- Claudia, te toca... demuéstrales a estos capullos de lo que somos capaces...
- Allá voy...

Con tranquilidad, golpea la bola blanca que lentamente se desliza por la mesa hasta golpear una de las bolas rayadas hasta meterla en la tronera.

- A eso se le llama calidad... - le susurra a Luis, intentando provocarle.
- ¡Sí! Solo queda una y la negra, no me falles Clau
- No problem, la he dejado a punto - y diciendo esto, a penas tocando la bola blanca, la última bola rayada cae en el agujero.
- ¡Oooh! ¡Señores, me parece que ya hemos ganado!
- No tan deprisa guapa, aún tenéis que meter la negra... - responde Luis mordaz.
- Pues observa...

Con más fuerza de lo habitual, empuja la bola blanca contra la negra, que choca en el lado opuesto de la mesa sin decidirse a entrar en ninguna tronera.

- ¡Sí! Fallaste querida hermanita... Turno para Luis... Ya os tenemos
- Atentas señoritas, voy a meter las dos bolas de un solo toque...
- Eso habrá que verlo, ¡fantasma! - exclama Claudia.

Dicho y hecho. Luis hace carambola y las dos bolas de color se meten en distintos agujeros, poniendo al rojo vivo la partida.

- Me parece, que ya no tenéis nada que hacer... y ahora si me permitís... voy a hacer virguerías...- sonríe socarrón.

Tal y como había hecho Fran, se coloca el palo por detrás de la espalda, y afinando la puntería, consigue golpear la bola blanca, que a su vez golpea a la bola negra, la cual se desliza por la mesa a gran velocidad, choca contra una, dos, y hasta tres bandas, pero no consigue colarse en ningún agujero.

- Gracias Luis - dice Cristina.

No hay comentarios: