Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

viernes, 23 de julio de 2010

Crudo


- ¿Lo sabes no? Él nunca moverá un maldito dedo para salir de su burbuja... Y te sigues engañando pensando que cambiará... - soltó una risotada amarga - ¡Las personas nunca cambian!

- Pero yo sigo creyendo...

- ¡A la mierda con lo que creas! - le cortó -. Escúchame, él no volverá a ti, no volverá como lo estás haciendo tú, una y otra vez, no... ¡Déjale marchar!

- Pero si ya no espero nada...

- ¿Y por qué sigues lamentándote? ¿Por qué sigues castigándote? ¿Por qué sigues sufriendo? ¿Por qué no disfrutas de la vida y de los que están a tu alrededor, de los que te quieren? ¿Por qué no abres los ojos y quieres tú también? Te diré por qué, aún sigues guardando un pequeño hueco en tu corazón por si vuelve y todo cambia... Pero no, nada de eso va a suceder. Ya no le importas, y te lo demostró en el mismo momento en que te dejó escapar. ¿Crees que si te hubiese querido te hubiese dejado ir? ¿Crees que no hubiese luchado por ti? ¡Despierta, maldita sea! Al final te vas a pudrir en toda esa maraña de pensamientos que tienes dando vueltas en tu cabeza...

- ¿Y qué hago?

- Cambiar el chip. Olvidar. Ser feliz, disfrutar de la vida, de los que te quieren y te lo demuestran cada día. Seguir adelante, el pasado nunca vuelve, y ¿por qué lamentarse por algo que ya ocurrió y que no se puede cambiar? Es duro, ya se que está siendo difícil, y que no es fácil borrar un sentimiento que ha sido tan intenso, pero... debe ser así. Prométeme que lo dejarás ir, que no seguirás sufriendo pensándole, no sigas esperándole, él no volverá, no lo hará, y aunque lo hiciese, no sería lo mismo, has conocido su otra cara, ¿crees que eso se borra tan fácilmente? ¿que se puede perdonar? No... Sigue con tu vida, eres fuerte, yo se que podrás...

- Es una herida incurable...

- Cicatrices que hacen más fuerte el corazón y el alma. Pero recuerda, la vida son cuatro días, y ¿tres de ellos te los vas a pasar llorando? Hay muchas peces en el río... ¡lanza el anzuelo! Y disfruta... te lo mereces.

No hay comentarios: