Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

sábado, 12 de junio de 2010

II. Jazz Night



De nuevo en aquel bar de cálida luz y música tranquila. Fuimos casi los primeros en llegar, estábamos a deseo de una nueva explosión de virtuosismo musical. Vodka con naranja fue la bebida estrella de la noche.

Ahora ya libres de exámenes, las conversaciones fluían divertidas, por un momento nos sentimos dueños de nuestro tiempo, de la noche, tranquilos y serenos.

Sin darnos cuenta la gente había comenzado a llegar, y con ello, los músicos. Un saxofonista, un guitarrista que si lo mirabas a cierta distancia tenía un aire al doctor House, un chelista donde su instrumento era mas grande que él, y un batería, también con aires de Hugo, alias "Hurley" el de Lost.

Era un grupo bastante original y en seguida nos sorprendieron. Comenzaron con una improvisación bastante rápida, daba la sensación de ser un caos.

El saxofonista tocaba con ahínco, sus movimientos fluían con aquella melodía desordenada, el guitarrista en seguida tuvo sus cinco minutos de fama con un solo que marcaba distancias, la cara del chelista era todo un poema, con sus gestos y aspavientos nos imaginábamos que estaba haciendo el amor con su instrumento, y el batería brincaba desde su puesto. Aquello parecía una orgía dónde cada músico estaba experimentando su propio orgasmo.

Nuestros comentarios no tenían desperdicio:

- Que efecto tan raro...
- ¿El de la batería?
- Sí...
- Eso es porque tiene esas varillas... ¡Fíjate, parece que está batiendo unos huevos!
- Por la expresión de su cara yo diría que los suyos...
- ¡Jajajajaja!

El concierto fue diferente al del viernes pasado, pero no nos disgustó. Aquel caos de ritmos sincopados, rápidos, aquella orgía musical fue la nota de color que nos faltaba para iluminar aquellos días tan grises.


1 comentario:

Sergio dijo...

Sigo pensando que les quedaba un poco por madurar jejeje
Cuando fui a felicitar al batería parecía como si se aferrase a mí, "Oh Dios, mi primer fan, ¡Pídeme un autógrafo!"

Pero la velada fue fantástica, me mola mucho este bar :P