Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

domingo, 9 de mayo de 2010

Otra noche


Se quedó con la mirada perdida sin pensar en nada, las noches de sábado se estaban convirtiendo en largas y aburridas. Al final siempre acababan reflexionando sobre filosofías de sus propias vidas.

Se dejó escurrir a lo largo de la pared hasta quedar completamente sentado en el suelo y tiró la botella cerveza al otro lado de la calle rompiendo el silencio de la noche. Se quedó mirando a su amigo, quien vomitaba detrás de un coche.

- ¡Joder Fran! Te pones hasta el culo de cerveza y luego siempre acabas vomitando...
- Beber para olvidar amigo - contestó entre arcadas.
- ¡Ya coño! Al final te volverás un alcohólico...
- ¡Vah! ¿Y a tí que más te da como acabe?
- Somos colegas, ¿no?
- ¿Y ese rollito boy scout?
- ¡Que te jodan tío!
- ¡Ya me gustaría!

Luis recordó a aquella chica que llevaba a su amigo por el camino de la amargura. El fin de semana pasado había intentado liarse con ella, porque parecía que le gustaba, pero estaba claro que jugaba con él. Estaba buena, y ella lo sabía, así que intentaba ponerle celoso con cualquier otro que se acercase. Fran intentaba pasar de ella y últimamente había cogido el vicio de beber hasta vomitar.

- ¡Coño Fran, ya sabes como son las tías! Pasa de ella...
- Joder, ¿por qué son tan raras? Si dicen no, puede ser si, o tal vez, o ¡yo que se!
- Ya, yo por suerte aprendí a pasar de ellas...
- Sí, y ahora estás mas solo que la una...
- Pero no me joden la cabeza. Si quiero a una guarra que me la chupe pues me pago una puta y fuera. No hago mal a nadie.
- Ya... pero te gastas una pasta...
- ¡Bah! Hay a veces que encuentro a alguna desesperada que está dispuesta a cualquier cosa con tal que le digas cuatro chorradas bonitas... Por ejemplo, esas dieciseisañeras que ya no son ni niñas pero que tampoco son mujeres, tío, deberías probarlo, tienen una boquita que hacen maravillas...
- ¡Joder! Eres un asaltacunas...
- ¡Eh, eh! ¡Que tampoco soy tan mayor! Además, eso a las tías les pone. Joder, un tío de veintintantos tacos que ya sabe lo que quiere... las vuelve locas, deberías hacerme caso.

No hay comentarios: