Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

domingo, 23 de mayo de 2010

Otra noche y Sin compromiso


- Ya estamos aquí - saludó Fran.
- ¡Ya era hora majo! Que llevamos esperando diez minutos... - le espetó Claudia.
- Tranquila ¡eh! Ha sido culpa de este - dijo señalando a Luis. - Por cierto, ella es la petarda de mi hermana, y su amiga, Cristina.
- Encantado - dijo Luis mientras les daba dos besos a cada una.
- Igualmente - sonrió Cristina.
- ¿Bueno, a dónde vamos? - preguntó Claudia.
- Habíamos pensado que podíamos ir a jugar unas partidas de billar, ¿qué os parece? - apuntó Luis.
- ¿Habíamos? - dijo Claudia arqueando una ceja. - Esa clase de cosas no se le suelen ocurrir a mi hermano...
- ¡Eh! ¿Pero qué te has creído hermanita?
- Mejor no te lo digo...

Mientras Fran y Claudia discutían a cerca de quien era el mejor de los dos y a quien se le ocurrían las mejores ideas, Luis comenzó a hablar con Cristina:

- ¿Siempre se comportan así?
- ¡Vaya! Yo es la primera vez que los veo más de dos minutos seguidos juntos... así que, me supongo que sí...
- ¡Qué idiotas!

Permanecieron un momento en silencio, sin saber qué decir, mientras se miraban de reojo y sonreían viendo a sus amigos discutir como un par de críos.

- A mi me parece un buen plan - comentó Cristina.
- ¿El qué?
- Lo de ir a jugar a billar... se me da bastante bien...
- ¿Sí? Bueno, eso habrá que verlo... yo fui campeón de mi instituto...
- ¿Hace cuanto? Jajaja...
- ¡No te burles de mi! En serio, soy bueno...
- ¿Sí? Bueno, eso habrá que verlo... - sonrió con picardía, imitando el comentario que él había hecho anteriormente.
- Por supuesto - le susurró Luis al oído. - ¡Eh, colgados! Vámonos o estará todo lleno, y luego el que se pondrá a dar gritos seré yo...
- ¡Sí, señor! - bromeó Fran.

Se dirigieron hacia los bares, dónde la gente comenzaba a salir para divertirse y pasar un buen rato.


No hay comentarios: