Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

domingo, 4 de abril de 2010

IV. Lucía


Cuando volvió a abrir los ojos aún notaba su respiración agitada, un martilleo arrítmico que bailaba frenéticamente dentro de su pecho. La tensión acumulada hasta llegar al clímax se iba distendiendo por sus músculos, pronto estaría totalmente relajada.

Decidió que ya había estado suficiente tiempo bajo el agua y terminó de asearse. Cuando salió de la ducha todo el baño estaba empañado bajo una capa de vapor. Se medio secó el pelo dejándolo aún húmedo sobre sus hombros y envolvió su cuerpo con una toalla. En aquel momento, escuchó el timbre. Con un gesto de fastidio, salió al pasillo, tan solo envuelta por aquella minúscula toalla, el pelo suelto y desprendiendo una dulce fragancia a vainilla.

Cuando abrió la puerta se quedó paralizada, y una mezcla de euforia y lujuria comenzaba a extenderse por todo su cuerpo. Ante ella, estaba el chico de sus fantasías, por el que había llegado al orgasmo pensando en sus besos, en sus caricias, en su forma de hacerle llegar al cielo. Víctor.

En aquel momento no pensó en nada más, tan sólo se dejó llevar por el deseo, queriendo hacer realidad su fantasía.


- Fin -


No hay comentarios: