Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

miércoles, 21 de abril de 2010

Emoción y Motivación


Sentimientos "anormales":


Cumpliendo con los criterios funcionales, la satisfacción de los deseos nos lleva a un estado de equilibrio. Para la consecución de dicha satisfacción, tenemos tres condiciones necesarias:
- Aceptación por parte del sujeto (Conditio sine qua non)
- Aceptación por parte del objeto que nos provoca el deseo (en el caso de las personas, ya que no podemos ir en contra de su voluntad) *Para esto usamos la negociación con el objeto, y el intercambio de favores, para colocar al objeto en una situación que nos sea favorable para nuestra satisfacción.
- Contexto social.
Éstos deseos han de pasar una última prueba, y es que formen parte de un proyecto "realista", no podemos, o más bien no debemos tener deseos inalcanzables. El ÉXITO lleva a una maduración del sujeto. Pero cuando no satisfacemos ese deseo, se provoca un desequilibrio, que suele llevar a la frustración. Las dos formas más normales de evolución de dicha frustración son:
- La Agresividad: bien hacia el objeto (el deseo se invertiría, de amor a odio por ejemplo), bien hacia el propio sujeto, el cual se ve a sí mismo impotente.
- El MIEDO: Temor a que se repitan los acontecimientos.
Este fracaso siempre suele ir ligado a una regresión.
La gente con estos desequilibrios, pueden ver sus juicios de la realidad distorsionados, eclipsados por esos fracasos. En ciertos casos esta gente recurre a la "fantasía" para intentar contrarrestar los efectos de esa frustración. Puesto que el sujeto se ve impotente ante la situación, recurre a esa fantasía donde es tan potente como él quiere, contrarrestando los efectos del desequilibrio, intentando reparar, reequilibrar su situación.



1 comentario:

Anónimo dijo...

Joder, me honra que hayas dedicado a mis palabras textuales una entrada en tu blog!!
Espero que sirva de algo a alguien :P