Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

martes, 23 de marzo de 2010

Martes



Suena el despertador, más dormida que despierta, atisbo a escuchar a los de la radio pronosticar el estado del tiempo. Nubes en casi toda España aunque sin temor de ser empapados por la lluvia. Sonrío para mi, y pienso "a ver si el tiempo nos da un poco de manga ancha, ahora que empieza la primavera". Me sorprendo también al descubrir que el fin de semana que viene se cambia el horario al de verano... "¡Verano, verano!" Sonrío más alegremente y eso me da un poco de fuerzas para levantarme de la cama.

Apago el despertador y me dirijo hacia la ventana. Abro la persiana y miro hacia arriba. El cielo está nublado, gris, negro. Miro al suelo, está seco. Pienso, "¿cojo mi fantástico paraguas azul? ¿lloverá?". Dejo mis dudas para después y entro al baño. ¡Vaya cara! ¿De donde salen todas estas espinillas?

Miro la hora, me doy cuenta de que me lo estoy tomando con demasiada calma, tengo que desayunar y salir corriendo si no quiero llegar tarde a las prácticas, aunque afortunadamente hoy no nos toca con el profesor cascarrabias.

Pantalones negros, camiseta, chaleco de rockera y cazadora, tal vez demasiado fresca para un día como hoy, que amenaza tormenta, pero me fío de los de la radio, "no lloverá hoy".

Fantásticas prácticas, un video sobre la reproducción, sobre la gestación del embrión, no puedo reprimir un "¡oh!" al ver como de una celulita se forma un cuerpo perfecto, entre comillas, ¿cómo es posible que cada célula sepa qué función representar, formar los órganos para vivir, una estructura complejísima y a la vez tan meticulosamente preparada... ? La naturaleza no puede dejar de sorprendernos, es una maquinaria en perfecta armonía.

Las siguientes horas pasan relativamente rápidas, academia y hora para comer. Antojo de pizza saciado y de nuevo en clase.

Video sobre "El Lobotomista". Creo desfallecer cuando ante mi se presenta a un señor sonriente ante la cámara, con dos pica-hielos en las manos, clavados en los lacrimales de una persona semi-inconsciente, dándole un golpe seco con un martillo para seccionar un trozo del lóbulo frontal del cerebro, en teoría para curar su enfermedad mental. Se obtenían algunos resultados satisfactorios, o al menos la persona quedaba más... calmada, ¡pero aquello era una monstruosidad!

Me dedico a hacer dibujos de paisajes en el folio donde se supone que iba a coger apuntes. No puedo mirar y observo como una chica sale de clase rápidamente.

El resto de horas creo quedarme dormida sobre mis manos. Es realmente angustioso cuando estás casi en las primeras filas y el profesor está justo delante. Menos mal que la última hora nos levanta un poco el ánimo.

Salgo de clase y observo el cielo, ahora está despejado pero el suelo está mojado. Afortunadamente no me arrepiento de no haber cogido el paraguas. Cuando llego a casa lo primero que hago es tirar las cosas sobre la cama y sentarme delante del portátil.

Descubro un chico (John Mayer), un músico, acompañado de su guitarra. Escucho la primera canción, la segunda, la tercera... Definitivamente, me ha cautivado. Lo agrego a la lista de favoritos, y será quien me acompañe el resto de la semana, al menos por las noches, que es el único momento que tengo para escuchar música en condiciones.

Me gusta. Y pienso, me hace falta poco para que me hagan sonreír.

2 comentarios:

mezcolanzas dijo...

un día bien completo...
me gustan los colores de la foto

Viñas dijo...

He llegado a este blog, por mediación de esas "Amalgamas" que tanto gustan...
Y ahora "No disparen al pianista" me engancha "tecla a tecla" en ese ritmo pausado, cotidiano y a la vez tan maravilloso...
Es la mejor melodia que puede arrastrarnos...la de disfrutar con esas "cositas" de todos los dias!

Seguiré tus teclas...y sigue sonriendo con los regalos que te rodean...quizás si te vuelves demasiado exigente...dejes de sonreir...; )

Un saludo!