Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

viernes, 5 de febrero de 2010

Tic, Tac, Tic... ¡Plof!



Las horas transcurren lentas, calladas, desesperantes, agónicas... La música sin embargo embriaga mis sentidos para hacer menos doloroso este encierro, penoso voluntario.

Un hormigueo paraliza la mitad de mi mano derecha, enmudeciendo sensaciones en mi dedo meñique y anular, como si no fueran parte de mi cuerpo. Intento palparlos con la otra mano, pero no siento nada, a diferencia de la presión atmosférica que comienza a crearse en mi habitación... Siento que me ahogo, que estoy perdiendo el tiempo, que hay algo más allá que me impide concentrarme y absorber la información que necesito, entre comillas, aprender para el examen que amenaza el martes. Ríese burlón desde la lejanía. Me saca la lengua. Me mira y me remira, y yo me hago chiquitita en mi silla, me quedo anclada, muda, sin aire, iluminada tan solo con la luz del flexo, blanca, fría, triste.

Camino al cerebro:

- Impulso eléctrico que sale del oído interno a través del nervio auditivo.
- Llega al núcleo coclear
- Sigue por el núcleo de la oliva superior
- Sigue hasta el colículo inferior
- Sigue hasta el núcleo geniculado medio
- Llega al área auditiva primaria

Camino a la locura:

- Impulso eléctrico que me hace saltar de la silla para salir a la calle.
- Llego a la esquina
- Decido girar a la izquierda. Siniestra.
- Sigo caminando deprisa, a ninguna parte.
- Sigo hasta que el sol me ciega la vista.
- Y en ese momento... ¡plof! me desintegro.


No hay comentarios: