Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

jueves, 24 de diciembre de 2009

Sugar Fog



Empañé el cristal de la ventana y con cuidado planté mi dedo en él, para dejar constancia de mi huella. El calor iba derritiendo el vaho, creando un pequeño círculo alrededor de la yema. Miré a través de él y me reí ante la idea de pensar ver algo a través de esa niebla que nos atrapaba. Pensé que aquello era como estar suspendidos en el vacío, sin ver más allá, ni suelo, ni cielo, ni horizonte. Flotando en la espesura.

Miré hacia arriba, a través del cristal del parabrisas, parecía que el sol luchaba por traspasar aquel manto nublado. Y de pronto lo vi. Casi por arte de magia atravesamos aquel banco de niebla, siendo eclipsados ahora por el frescor del paisaje, por su claridad, y sobretodo, por su majestuosidad.

A mi derecha, a través de un gran valle rodeado de montañas, se extendían hileras de árboles; de pinos, de abetos, de el mas puro verdor primaveral, aun estando en invierno. Y a través de ellos, como emergiendo de la tierra, silenciosas columnas de nubes. Nubes blancas y delicadas, rozando las copas de los árboles. Cielo y tierra unidos por aquellas níveas caricias.




A veces, con pequeñas cosas, con las cosas mas simples, con que tan solo retiremos de nuestros ojos la venda que nos cubre, con que nos paremos a mirar mas allá de nosotros mismos, con que contemplemos el cielo de un amanecer, de un atardecer, o de un nocturno estrellado, podemos dibujar una sonrisa en nuestro rostro.


¡Feliz Navidad!


No hay comentarios: