Todo cuanto encontréis aquí escrito - salvo lo especificado - son retazos de mi caótica mente, fragmentos de vidas pasadas, de mi presente, o del presente de algún alma errante imaginado.

Así mismo, las imágenes que son publicadas junto a los textos, también son de mi cosecha, excepto algunas al comienzo del blog. Suelo dejar una pequeña referencia debajo de las mismas.

Por favor, no toméis nada prestado sin avisar. Gracias. Puedes contactar conmigo a través del correo electrónico: nodisparenalapianista@gmail.com

Un saludo, y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!



Arpegios

miércoles, 16 de septiembre de 2009

Cookie Jar


- Entre sábanas - 

Repasó mentalmente; cartera, llaves, móvil, lo indispensable para salir a la calle... Todo en orden. 
Desde hacía casi mas de una semana, había decidido que ropa ponerse, solo por no estar en el último momento probándose y cambiándose. Y lo de maquillarse... aunque él no se lo había pedido, quería sorprenderle.  

Sonrió. Miró la hora, llegaba a tiempo. 

A pesar de ser Diciembre y de estar en pleno invierno, la tarde había salido calurosa. No había ni una sola nube en el cielo y el sol resplandecía. "El tiempo juega a nuestro favor", piensa.

Gira la esquina, la plaza aparece ante ella. Sorprendentemente no hay mucha gente, ni siquiera madres con niños. A media distancia, allí está, sentado en un banco, mirando ensimismado la iglesia. 

Una descarga de... adrenalina? se le dispara y por un momento cree que el corazón va a salir corriendo.  Tiene que inspirar profundamente, carraspear para que le salga la voz y lanzar un "¡Hola!" a modo de saludo. 

De nuevo allí, los dos, juntos. Un par de besos. Silencio. Se miran. 

Ella no puede más, suelta una risotada y lo abraza con fuerza, cosa que lo pilla desprevenido, aunque corresponde el abrazo. 

Huele bien. Dulce. Ahora se da cuenta de cuánto había echado de menos ese aroma... Y de las ganas que tenía de verle, y de sentirle, y de...

Cuando se separan, ambos están sonrojados por la hazaña, aunque sonríen felices y cómplices. 

- ¿Has visto ya el mirador? 
- ¿El mirador? ¿Qué mirador? - contesta él extrañado.
- Vale, no... jajaja, ven, anda - le dice, cogiéndole de la mano. - Ya verás que vistas...


No hay comentarios: